(Es) Formar parte de un colegio con clases de ajedrez en Madrid puede ser determinante para el desarrollo intelectual de las niñas y niños, ya que verán las actividades desarrolladas por el club de ajedrez en los tablones del colegio aunque no sean miembros, y sabrán que pueden incorporarse al club en el momento en el que lo deseen y se sientan preparados para ello.

Aprender las reglas de ajedrez aviva en los niños el uso de la memoria a la vez que les instruye en el siempre útil desarrollo del razonamiento lógico, y lo mejor es que no se encuentra ligado a la competición, pues podemos aprender a jugar al ajedrez para hacerlo con amigos o familiares con una finalidad puramente lúdica como ocurre con cualquier otro juego de mesa.

La práctica de ajedrez potencia enormemente la concentración, tan necesaria para su desarrollo educativo, ya que es un juego en el que hay que prestar mucha atención a los movimientos de tu adversario; y podemos estar tranquilos ante la preocupación de que esto genere piques o rencillas entre los contendientes en el colegio, porque dentro del juego queda implícito el respeto a tus competidores así como a las reglas y entre ellas está aceptar con deportividad el resultado de cada partida de ajedrez, y estrechar amistosamente la mano del otro jugador.

Por todo ello, aunque cuente con mala prensa en las películas de los 90’s, el club de ajedrez fomenta la socialización tanto entre sus miembros como con el resto del colegio, pues la realización de campeonatos y jornadas de puertas abiertas en las que los miembros del club jugarán para deleite de otros alumnos y contestarán sus dudas sobre el juego.

En resumen, formar parte de un colegio con ajedrez en Madrid, potenciará en los niños y niñas la vocación de ser un buen jugador o jugadora de ajedrez, o al menos, la posibilidad de pasar un buen rato calmados y concentrados alrededor de un tablero con fichas bicolor

Copyright © 2021 - Desarrollado por MKT Medianet